DEFINICIÓN

Fumispore es un desinfectante fumígeno, tecnología que consiste en una combustión controlada de una mezcla de reactivos que conduce a la emisión de humo. Los mismos, tienen la propiedad de poder transportar las materias activas con efectos biocidas.  Los fumígenos se presentan bajo la forma de polvos contenidos en un recipiente metálico junto con una mecha de diferente composición y grosor para producir una combustión más rápida o más lenta.

HISTORIA

Fumispore fue desarrollado en Francia a inicios de la década de 1960 por la empresa Laboratoire du Chimie et Biologie (L.C.B.).  Desde entonces, se ha convertido en un producto único en el mundo por sus características, con presencia en más de 14 países de América Latina, Canadá, Europa central y del este.  En más de 40 años, Fumispore ha mantenido un perfecto equilibrio entre eficacia, inocuidad y seguridad, siendo estas virtudes, la principal fuente de confianza de sus usuarios.

INGREDIENTE ACTIVO

Parahidroxifenilsalicilamida (Driol u Osalmida), es conocido en la industria farmacéutica desde hace muchos años por sus propiedades biocidas. El mismo pertenece a la familia Salicilanilidas. Su mecanismo de acción se basa procesos múltiples e independientes que dan como resultado ausencia de resistencia de los microorganismos.  Posee citotoxicidad selectiva, esto significa que los sistemas afectados se encuentran solo en células de microorganismos, no en células animales. La Osalmida posee un amplio espectro de actividad, sumado a una muy baja toxicidad. Esto hace de Fumispore una alternativa segura y eficaz para desinfección de locales en la industria alimenticia.

PRINCIPIOS REACCIÓN FUMÍGENA

El principio consiste en producir una combustión incompleta y autónoma:

- Incompleto, porque la temperatura y el oxígeno disponible no permite la descomposición total de los reactivos en moléculas gaseosas simples. La combustión incompleta produce la formación de humo, bajo la forma de microparticulas. Estas se mueven y distribuyen gracias a la energía térmica liberada por la reacción.

- Autónomo, porque si bien la reacción exige empezar con una contribución de calor inicial bajo la forma de la ignición de una mecha - continúa por si misma, por efecto exotérmico, hasta que no existan más reactivos. La energía liberada asegura igualmente la emisión de humo.   Cuando se usan los fumígenos como el vector de materia activa, ésta se fija por sublimación o condensación sobre los corpúsculos, y es dispersada en forma homogénea por el humo.   Para ser eficaces como vectores de materia activa, los fumígenos deben satisfacer dos condiciones esenciales:

1- Evitar una reacción de combustión demasiado rápida y fuerte, acompañado por una elevación de temperatura destructiva para la materia activa.

2- Generar un efecto exotérmico suficiente para asegurar la producción de humo denso y dinámico, que se distribuya fácilmente en todo el volumen.

TECNOLOGÍA AZEOTÉCNICA

La exclusiva tecnología de Fumispore llamada “azeotécnica”, propiedad de LCB, permite una reacción de combustión controlada y segura para el operador. A diferencia de los productos “pirotécnicos”, basados en pólvora, esta nueva tecnología permite generar humos con las siguientes ventajas:

Mayor cantidad de partículas: 5 a 15 billones/m3. Siendo su acción por contacto, es de fundamental importancia generar la mayor cantidad de partículas posibles para garantizar la destrucción de los contaminantes.

Menor granulometría: 0,1 a 5 micras. El menor tamaño de partícula garantiza la suspensión en el aire por mayor tiempo.

Cinética lenta: se genera así una expansión uniforme de los humos en todo el volumen del local a tratar

COMPARACIÓN MECANISMOS

 

MECANISMO DE ACCIÓN

→  La membrana celular posee permeabilidad selectiva y mantiene una composición intracelular diferente de la extracelular.  
→  Posee canales proteicos que permiten el paso de los principales iones Na+,K+,Ca++,Cl-.  
→  Esta transferencia de iones genera un gradiente de concentración y un diferencial eléctrico entre ambas zonas de la membrana. La combinación de estos 2 fenómenos se conoce como fuerza protón motriz (f.p.m), capaz de generar ATP, energía requerida por las células para diferentes metabolismos.  
→  La phps actua modificando la permeabilidad de la membrana, el transporte de iones y por consiguiente alterando la f.p.m., inhibiendo así la síntesis de energía, vital para los procesos biológicos de las células.

FUMIGACIÓN

→  La membrana celular posee permeabilidad selectiva y mantiene una composición intracelular diferente de la extracelular.

→  Posee canales proteicos que permiten el paso de los principales iones Na+,K+,Ca++,Cl-.

→  Esta transferencia de iones genera un gradiente de concentración y un diferencial eléctrico entre ambas zonas de la membrana. La combinación de estos 2 fenómenos se conoce como fuerza protón motriz (f.p.m), capaz de generar ATP, energía requerida por las células para diferentes metabolismos.

→  La phps actua modificando la permeabilidad de la membrana, el transporte de iones y por consiguiente alterando la f.p.m., inhibiendo así la síntesis de energía, vital para los procesos biológicos de las células.

OTRO GRÁFICO


EFICACIA

 

Fumispore presenta un amplio espectro de actividad contra hongos, bacterias y levaduras. La eficacia ha sido demostrada por laboratorios independientes  bajo la norma AFNOR NF T72-281, especifica para desinfectantes difundidos por vía aérea. La misma es expresada en reducción logarítmica entre la población microbiana de muestra y la población de muestra tratada.

Respecto de su acción fungicida, esta se presenta tanto a nivel de esporas como de micelio. Entre los hongos más comunes encontrados en la industria podemos mencionar: Aspergillus fumigatus, Penicillium Verrucosum, Cladosporium Cladosporoides, Aspergillus Niger, Aspergillus versicolor, entre otros.

A nivel de bacterias, (Gram + y Gram -), tenemos: Salmonella enteritidis, Sthaphylococcus aureus, pseudomona aeruginosa, Listeria monocytogenes, Escherichia Coli, Salmonella Typhimurium, Campylobacter jejuni, Enterococcus hirae, entre otras.

ESPECTRO MICROBIANO